You say you want a revolution

Un nuevo año que comienza y nuevamente me encuentran escribiendo como en épocas pasadas. Es lindo siempre volver a un lugar donde me siento cómodo, a gusto, mezclando mi pasión por escribir, pensar, la informática, el mundo de internet y programación. Una mezcla rara. Pero así somos nosotros. Una combinación de cosas, sentimientos, experiencias, pasiones, actitudes, aptitudes, etc. que dan como resultado un ser único, irrepetible e irremplazable.

 

 

Seguramente te preguntaras porque estoy aquí nuevamente. Que es lo que me trae nuevamente a sentarme junto a mi compañera de viaje, mi gran notebook, a unir palabras para lograr un post más o menos leíble y entendible. Si no te lo estas preguntando, bueno, no importa. Alguien lo hará. 

 

Puedo decir que mi 2012 fue una montaña rusa. Muchas subidas y muchas bajadas. Demasiada emoción para 365 días. El cambio fue lo que predomino durante los 12 meses pasados. Cambie el trabajo después de 3 años, me mude del departamento donde me fui a vivir solo, se me rompió mi iPhone 3G que lo tenia desde tiempos prehistóricos, cambie el gimnasio donde iba desde los 20-21 y un sinfín de pequeños acontecimientos que hicieron del 2012 un año muy movido.

 

 

Ya entrado en los primeros días de enero del 2013 me doy cuenta que todos los cambios fueron seguramente para mejor. Todos los cambios lo son por mas que a primera vista no lo parezcan. Solo el hecho de que muchas cosas que creía inamovibles, irremplazables, eternas, cambiaron, se esfumaron ante la más pequeña brisa. Quizás el hecho de que estuvieran siempre ahí me daban una especie de seguridad que nada iba a cambiar. Si todo esta bien, ¿porque debería cambiar? Y si cambia, ¿seguirá estando bien?

 

En el mundo de la programación, lugar donde me muevo como un pez sobre el agua (por si no lo sabían o esta es la primera entrada que leen), hay una máxima que dice: “Lo que funciona no se toca”. Es tal así porque cuando cambiamos el código de un programa o una aplicación, esta inmediatamente deja de funcionar. Muy pocas veces podemos introducir un cambio en su funcionamiento y que la aplicación/sistema/programa mantenga su estado original. Algo se toco, algo se rompe. No hay más vueltas que darle. Es así. Pero hay siempre una luz en el camino. Una vez que modificamos el funcionamiento de nuestro sistema y este deja de funcionar, trabajamos a sol y sombra para adaptarlo a las nuevas condiciones/entorno. Una vez que hemos hecho nuestra “magia”, nuestro sistema vuelve al estado original. A la estabilidad suprema y absoluta que estábamos acostumbrados. Inclusive ahora nuestro sistema es mejor, más poderoso y quizás más rápido. Es compatible con variables y condiciones del mundo actual y puede soportar mucho más embates de los que podía antes. Esta más preparado. En conclusión el cambio por más que en un primer momento trajo inestabilidad y mal funcionamiento luego termino haciéndolo más fuerte y más resistente.

 

 

Pensando ahora no si nosotros los humanos somos sistemas o los sistemas los creamos a imagen y semejanza nuestra. Cuando tengas un mal año, un mal mes, un mal día piénsalo así. Quizás te están actualizando el código para darle batalla a los nuevos obstáculos que se te presentan y cuando todo el proceso termine te encontrás con una nueva mejor versión de ti mismo.

 

Porque mi 2012 no fue el año que yo esperara que fuera por tanto cambio brusco y repentino, me propuse, mientras pintaba mi ahora ex-departamento para entregar, que mi 2013 fuera un mejor año. Con no tantos cambios de timón para por lo menos acostumbrarme a los cambios del 2012 y un poco más planificado. Todos los años hacia una lista de propósitos. El 2012 fue la excepción y quizás porque no tenia nada planificado los cambios aparecieron y se dieron uno tras otro. No me quejo de los cambios y estoy muy contento con todos ellos pero fueron demasiados acontecimiento para un pibe (?) tranquilo, organizado y precavido como yo.

 

 

Algunos cosas que tengo prevista para hacer durante el 2013 es cuidar más mi cuerpo. Durante el año pasado fui al nutricionista varias veces y he logrado resultados asombrosos. Cuando lo deje ahí mordí la banquina (irse del camino) y subí demasiado de peso. Ahora parece que me acomode nuevamente y volveré al nutricionista para que me tenga cortito. Entre los objetivos referidos a la salud tengo planeado: no comer pan ni gaseosa, dejar las facturas (extrañamente lo estoy logrando con mucho éxito. Ya van dos veces que me quieren tentar y eludí el bulto (?)) y el azúcar. Comer un solo turrón por día, no es que me estaba comiendo 30 ni son tan malos pero algunas veces llegaba a los 2-3. Tomar mucha agua. Es fundamental eso. Antes lo hacia de manera muy interrumpida. Ahora que puedo tomar agua mientras trabajo, me estoy hidratando con dos botellas durante mis 8 horas de jornada laboral. Todo eso referido a la alimentación. Uno puede comer menos o comer mejor pero para lograr un bienestar constante uno tiene que hacer ejercicio. Por eso para ese rubro tengo pensado asistir más frecuentemente al gimnasio, jugar un poco más (y un poco mejor) al básquet y usar más las escaleras. Es algo pavo estoy ultimo pero es algo que ineludiblemente hacemos todos los días. Así que a partir del 1° de enero estoy subiendo y bajando los tres pisos de mi nuevo edificio y los dos pisos de mi nuevo trabajo. Estoy seguramente que a largo plazo esos 5 pisos que subo y 5 que bajo todos los días darán resultados.

 

 

En el plano personal quiero volver aquí y quedarme un buen rato. Volverlo a hacer rutina. Por lo menos una vez a la semana o el fin de semana. Me gusta escribir porque me ayuda a pensar y reflexionar. El año pasado no pude hacerlo por falta de tiempo pero era una excusa barata. Es solo cuestión de fijarlo en el calendario y cumplir con las promesa. Espero escribir por lo menos 4 post al mes. Solo eso. Ni más visitas ni más comentarios. Nunca use el blog para eso. Solo para tener mi espacio de reflexión y opinión en este mundo vertiginoso. Otro propósito 2013 es leer más. Había empezado muy bien el año pasado pero el globo rápidamente se desinflo. Leer es otra de mis pasiones y quiero explotarla más aun. Actualmente estoy leyendo “Choque de reyes”, la segunda entrega de “Juego de Tronos”. Mi objetivo es leer al menos 3 libros durante los próximos 12 meses.

 

 

En lo que respecta a mi profesión quiero asentarme en mi nuevo trabajo. Voy tan solo 6 meses y ya he aprendido una gran cantidad de cosas. Estoy rodeado de excelentes profesionales y todos los días algo de ellos me llevo. Me gusta mucho porque seguramente para el día de mañana todo lo utilizare. Con respecto a Coffee And Cookies que es motivo de orgullo todo los días quiero publicar por lo menos 2-3 aplicaciones propias y quizás 2-3 de terceros. Si logro sacar por lo menos un centavo de cualquiera, me doy por hecho. Es más por lo que significa que por la plata en si.

 

 

Muchos planes, si. Seguramente algo que no estaba planeado me va a ocurrir. Bueno o malo. No lo se. Y tampoco quiero saberlo. Si algo que tienen de bueno las sorpresas que son cosas que no esperaban y tienen como otro gustito. Pero si es bueno contar con un plan, una guía o un camino. Quizás no termine haciendo nada o si. Que se yo. No se que me deparara el 2013 para mi y los míos pero es bueno tener un lugar para empezar. Algunas cosas seguirán como el primer día y otras tal vez muten con el transcurso del tiempo y circunstancias ajenas y propias. Eso esta por verse.

 

¿A ustedes como les fue en el 2012? ¿Tienen algunos planes o propósitos para el 2013?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *